"El rezo del Ángelus debe servirnos para renovar
la conciencia del misterio de la Encarnación del Hijo de Dios"

Pablo VI 
Encíclica Marialis cultus, Nº 41

V. El ángel del Señor anunció a María.
R. Y concibió del Espíritu Santo.

V. Dios te salve, María llena eres de gracia.

V. He aquí la esclava del Señor.
R. Hágase en mí según tu palabra.

V. Dios te salve, María llena eres de gracia.

V . El Verbo se hizo carne.
R. Y habitó entre nosotros.

V. Dios te salve, María llena eres de gracia.

V. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
R. Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.


V. Oremos:
Te pedimos, Señor, infundas tu gracia en nuestras mentes, para que los que hemos conocido por el mensaje del ángel  el misterio de la encarnación de tu Hijo,  seamos conducidos a la gloria de la resurrección, por los méritos de su cruz y pasión.
Por el mismo Cristo nuestro Señor
Amén.
V. Angelus Dómini nuntiávit Maríæ,
R. et concépit de Spíritu Sancto.

Ave María...

V. Ecce ancílla Dómini,
R. fiat mihi secúndum verbum tuum.

Ave María...

V. Et Verbum caro factum est,
R. et habitávit in nobis.

Ave María...

V. Ora pro nobis, Sancta Dei Génitrix,
R. ut digni efficiámur promissiónibus
Christi.

Oremus: Grátiam tuam, quæsumus, Dómine, méntibus nostris infúnde: ut, qui, Angelo nuntiánte, Christi Fílii tui Incarnatiónem cognovimus, per Passiónem eius et Crucem ad resurrectiónis glóriam perducámur. Per Chrístum Dóminum nóstrum.
Amen.

 

 

Subir


 

 



 

"...como resplandeció en los ojos de la Madre aquella cara llena de gracias y
aquel espejo sin mancilla de la gloria divina. Ve el cuerpo del Hijo resucitado y glorioso,
despedidas ya todas las fealdades pasadas, vuelta la gracia
de aquellos ojos divinos y resucitado y acrecentada
su primera hermosura..." Fray Luis de Granada

.

V. Alégrate, Reina del cielo; aleluya,
R. Porque el que mereciste llevar en tu seno; aleluya.

V. Ha resucitado, según predijo; aleluya,
R. Ruega a Dios por nosotros; aleluya.

V. Gózate y alégrate, Virgen María; aleluya,
R. Porque ha resucitado Dios verdaderamente; aleluya.

Oración: Oh Dios, que por la resurrección de tu
Hijo, nuestro Señor Jesucristo, te has dignado dar la alegría al mundo, concédenos que por su Madre, la Virgen María, alcancemos el goce de la vida eterna. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
Regína caeli, laetáre; allelúia.

R. Quia quem meruísti portáre; allelúia.

V. Resurréxit sicut dixit;; allelúia.

R. Ora pro nobis Deum; allelúia.

V. Gáude et laetáte, Virgo Maria; allelúia.

R: Quia surréxit Dóminus vere; allelúia.

Orémus
Deus, qui per resurréctionem Fílii tui Dómini nostri
Iesu Christi mundum laetificáre dignátus es,
praesta quáesumus, ut per ejus Genetrícem
Vírginem Maríam, perpétuae capiámus gáudia vitae.
Per eúmdem Christum Dominum nostrum.
Amen.

Subir